Libros Noticias Venta

EL SUCESO

Os dejo un trozo del comienzo del libro El Suceso, para que lo podais leer, desde Relatando.com, espero que os agrade.

El Suceso – (c) – Carlos Nieto Lopéz

Este libro ya está publicado y lo podéis adquirir en Amazon os dejo el enlace:

EL SUCESO

CARLOS NIETO

© CARLOS NIETO

Autor: Carlos Nieto Lopéz Puçol – (Valencia)

Titulo original: El Suceso (r. 1.0) Código Safe Creative: 2010113600774

“Cualquier pregunta sobre los sentimientos, tiene que ver con la humanidad”

PRÓLOGO

La historia da comienzo en un mundo donde la realidad se entremezcla con la ficción, formando una red de diversidad de situaciones, en la que los protagonistas se ven abocados a situaciones, que ninguno quisiéramos tener que vivir nunca.

Hace que el lector se encuentre en situación, y por lo tanto sumergido dentro de las aguas de lo imposible, intentando sacar la cabeza para poder tomar aire, una vez conseguido se vuelve a zambullir dentro de la historia.

Espero no dejar indiferente al lector, que tan amablemente ha leído esta obra.

Gracias. 

Capítulo 1

LAS CAMPANADAS

Sentado junto a mi ventana, mirando hacia el horizonte en un día de esos, que el sol reluce con

una intensidad un poco fuera de lo común, con un cielo claro, azul intenso y el mar de fondo que se mezcla con el cielo haciendo una paleta de degradados muy interesante, veo a lo lejos un objeto que yo diría ser un barco pesquero, pero por su lejanía y mi vista ya cansada no distingue a diferenciar, sigo mirando, mientras pasan unas gaviotas nerviosas en busca de que echarse al gaznate, oteando todo su horizonte con vuelos bajos sobre la arena, y picados en el mar.

Pasada una hora o eso diría yo, ya que no me fije en el reloj, se empieza a distinguir el barco, que no era un pesquero, como yo pensaba, se ve claramente los mástiles de un barco velero, pero parece ser un bergantín; se distinguen dos palos, el mayor y el trinquete, con sus impresionantes

velas, a lo que me pregunto ¿pero qué hace un bergantín por aquí, acercándose a la playa?, y además hoy en día, donde estos barcos ya no navegan prácticamente por ningún mar, salvo los que son museos navegantes para exposiciones e interés turístico.

Continuo con mi baño de sol junto a mi ventana dejando pasar el tiempo mientras voy ojeando una pareja que está en la playa jugando, es otoño van con un poco de abrigo, ya que hace fresco para ir en ropa veraniega, pero se les ve jóvenes y distraídos solo pensando en ellos y divertirse, más a lo lejos un perro salta y corre por todo la orilla mientras su dueña lo llama insistentemente, pero él es libre corre detrás de esa gaviota, que estaba en la orilla, y en el momento que ve la amenaza, levanta el vuelo y se posa más lejos lo que le hace correr más al perro y desesperar más a la dueña, que decide empezar a aumentar la velocidad de su marcha para alcanzarlo.

Me levanto a por un refresco, ya que el calor me está dando algo de sed, lo cojo del refrigerador y me vuelvo a mi ventana a continuar con mi distracción, pero algo ha cambiado, hay una neblina que no deja distinguir la orilla, tampoco la pareja ni el perro con su dueña no los llego a ver, no, no sé que ha pasado, parece que el tiempo ha cambiado en un abrir y cerrar de ojos.

Me levanto y me dirijo hacia la terraza desde donde tengo una mejor visión de la playa,
– Que extraño no se logra distinguir nada a más de 10 metros, se está cerrando por completo el día la niebla lo cubre todo.
Voy a acercarme a la playa, pienso.

Cuando me estoy dirigiendo a la playa sin llegarla ni siquiera a ver; de repente un sonido me hace detenerme.

Dong, Dong, Dong, Campanas como de alerta. Pero si no hay ninguna iglesia, ni campanario de dónde pueden salir esas campanadas.

Parecer ser que es de mar a dentro, algún Barco; me pregunto, pero como no consigo ver más allá de 10 metros empiezo a esforzar la vista y acercarme más y más a la orilla, sin embargo, el agua no esta donde debería, sigo avanzando y nada que no consigo llegar al mar.

Diablos, pero ¿qué está pasando aquí?, lo digo en voz alta y preocupado; no oigo a nadie solo las campanas.

Cuando llevo más de unos 100 metros andados más a dentro de donde debería estar la orilla me detengo. 

Espero que os interese lo podéis adquirir en Amazon. 

Safe Creative

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: