Amor Relatos

Entre pelos

El amor incomprensible por muchos hacia los animales.

Entre Pelos

El día de su llegada a casa fue toda una fiesta, lo celebramos a lo grande con refrescos y comida, teníamos todos una enorme alegría por la llegada a casa de un nuevo miembro de la familia.

No habrían pasado más de diez días y ya sabíamos que era parte del clan, debíamos de enseñarle todo para que no se perdiera o se escapara sin saber volver a casa, también educarlo a hacer sus necesidades básicas, esto costo pero lo conseguimos. Ya se podía decir que estaba educado y sabía lo que debía y no debía hacer.

Conforme paso el tiempo formo cada vez más parte de nuestra corta familia, era un integrante más, todas nuestras decisiones debían de estar aprobadas por su presencia y sus necesidades, lo que hizo que nos trastocara en más de una ocasión algún plan que teníamos. No importaba pues con esa carita no se le podía negar nada, sabe muy bien como manipularnos.

Lo que no habíamos tenido en cuenta era el vivir desde el momento en el que llego, rodeados de pelos, comenzó por unos pocos en la ropa, que luego se fue extendiendo a diferentes zonas de la casa, que acabó al fin por no tener ninguna parte de la casa sin pelos, podías encontrarlos en cualquier parte, lo que nos causó un trabajo extra con el que no contábamos, teníamos que limpiar continuamente las zonas que habitualmente usábamos, podía llegar a ser de 2 a 3 veces al día. Pero eso no nos importaba, él siempre tenía esos ojos tristes de no haber roto un plato nunca, además giraba su cara con expresividad tratando de decir.

¡Si no he realizado nada malo por el que me tengáis que reñir!

Total al final nos acostumbramos a tener que ir con la ropa llena de pelos, a pesar de tratar de limpiarnos y pasarnos el quita pelos por la ropa antes de salir de casa, era un ritual que lo tuvimos que adquirir y mantener en el tiempo.

Pero hoy, él, nos quiere dejar, tras 13 años con nosotros, la tristeza, la pena, la melancolía, nos abruma, agobia, oprime y nos deja con los ojos arrasados, quiero que me llene de pelos la casa, que ladre y salte como solía hacer, necesito tener que limpiarme la ropa cuando salga de casa y retirar esos simpáticos pelos que solía llevar adheridos a la ropa. No puedo decidir que den fin a su vida, pero es inevitable, no tiene solución y no queremos que esté sufriendo, no podemos permitir que sobrelleve tal dolor de esta manera un miembro de nuestra familia. Me dicen los veterinarios que es por compasión, pero no puedo entender que clase de compasión es perder a un miembro de tu familia y que lo tenga que decidir yo, esto es una tortura, un calvario, un vía crucis que debo de recorrer.

Por eso la decisión al final fue la cabal y correcta, espero que estés donde estés curiosees todos los rincones de las estancias y consigas de esa manera hacerte querer como lo hiciste con nosotros, no te reprimas y corre, salta por todos los lados, ladra fuerte, muy fuerte, que no te reñirá nadie por ello, ¡ah! Y sobre todo no te olvides de llenar de pelos, esos pelos de amor, respeto, adoración, que tú mejor que nadie sabías dispersar por todos los sitios más insospechados, esto amigo mío, no es un adiós, más bien un hasta pronto.

Hasta pronto, espérame allí donde estés.

Carlos Nieto

Anuncios


Entradas anteriores…

Noche de verano

Lo mejor que puedes hacer cuando está lloviendo es dejar que caiga el agua.

Tu voto:

18 Años, ¡Qué verano!

Cuando la multitud de colores invade los pensamientos de Ángel, es en el preciso momento que él, se da cuenta de su capacidad de poder ver más allá de sus reflexiones, inquietudes, y demás circunstancias que le aturden cada día. Provoca en él una sensación de inseguridad. Él, puede ver lo que va a suceder, […]

Tu voto:

Criaturas

Esto ocurrió en un pueblo, hoy en día abandonado, de la España vacía, que encontramos a día de hoy. Tras llegar allí de excursión por los pueblos de España, encontramos este pueblito; tenía muy pocas casas, y una de ellas era una granja con animales, se podía apreciar el establo, y la zona del ganado. […]

Tu voto:

El Cazador

La mañana era fría, se frotó las manos con fuerza, tratando de calentarlas, antes de coger su escopeta y dirigirse a su vehículo. Era muy temprano, no podía evitar el haber madrugado, estaba ansioso de salir a cazar, hoy era el primer día que se levantaba la veda, estaba realmente nervioso por su primer día, […]

Tu voto:

Corre, Corre.

Tengo una historia que quizá te pueda interesar. Corre, Corre. Este es un joven universitario, vive con su compañero de cuarto, está muy lejos de casa, pues su centro de estudio le queda retirado de su domicilio, en otra provincia lejos de sus padres, donde vivía hasta hace poco. Se lleva bien con el compañero […]

Tu voto:

Maldita suerte.

La suerte puede aludir sucesos venturosos o favorables inesperados, sin otra explicación posible más que la casualidad, así como puede referirse a hechos adversos, accidentales, que ocurren asimismo de manera imprevista: “Qué mala suerte: cada vez que me animo a sacar el auto hay tráfico”; “La buena suerte de Fran es increíble: adonde llega le […]

Tu voto:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: