miedo Mini relatos Panico suspense Terror

8 Mini relatos, para dormir. (+18 años)

Mini relatos, +18 años

Agujero

El agujero en la pared, lo tapé y no esperé a que secara el cemento. Al final, les tuve que disparar. Volví a sellar el maldito agujero de la pared.

Carlos Nieto


Labios

Lo que más me gusta es oír hablar a la gente, esos movimientos sensuales de sus labios, y sus diferentes expresiones, unos gruesos, otros finos, sobre todo, esos labios deformados al estirarse al máximo cuando gritan.

Por eso tengo que comprarme una nueva estantería, ya no me caben en la anterior, mi colección de tarros con labios.

¡Esos labios tan lindos se ven muy bien en la estantería de mi salón!

Carlos Nieto


Susurros

Como cada noche entré en la habitación de los niños, Juan continuaba despierto, lo abrace y le di un beso. Su susurro al oído decía: ¡Hay alguien debajo de la cama! Miré escéptica debajo. ¡Ahí estaba Juan, llorando en silencio!

Gire la cabeza y …

Carlos Nieto


Gritos

¡Esos gritos en la noche no me dejan dormir, tendré que amordazar a esos niños desagradecidos que tengo en el sótano!

Carlos Nieto


Regalo

Se reían sin parar de la historia que les conté; una Dama que daba regalos en cajitas negras, a cambio de sus almas.

¡Que pase por aquí que la invitaremos a lo que quiera! Decían entre sonrisas.

El semblante les cambio, cuando vieron en la mesa en la que estuve, “cajitas negras para todos”.

Carlos Nieto


Vida más allá.

Es raro el ambiente por las noches, ese olor penetrante a descomposición, putrefacción. No entiendo como pueden estar tantas personas aquí abajo.

Cuando consiga abrir esta tapa que me tiene encerrado.

¡Saldré del cementerio para acabar, con vuestra vida!

Carlos Nieto


Tarde

Photo by Veerendra on Pexels.com

Es tarde, no llegaré a tiempo con estos tacones, me despisté del día que era, como no consiga encerrarme, se repetirá otra vez.

Lo noto, empuja mi piel, él quiere salir ¡ya!, ¡No resistiré!

¡Toda esa gente en la calle sin saber lo que les espera!

Carlos Nieto


La cena

En este restaurante privado cenamos una vez al mes, es solo para socios muy selectos.

Hoy nos sorprenden con una jovencita desnuda, ¡Está bien sazonada, no le falta detalle!, hasta la manzana en la boca.

La alegría llegó a su clímax, al ver que todavía le quedaba un halo de vida.

Fue maravillosa la cena de ese día.

Carlos Nieto

Anuncios

Entradas anteriores

2 comentarios

Responder a oswaldo-mejia-chumpitaz Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: