Monstruo

¡¿Qué pasaría si te enteraras de que el monstruo de las pesadillas de tu infancia existe realmente y está a punto de atacar otra vez?!

Eso es lo que les sucedió a un grupo de niños en la ciudad de Nueva York. Según los informes, todos los niños que han sido atacados por el monstruo han tenido pesadillas similares en las que el monstruo les perseguía. Ahora, el monstruo ha vuelto y está a punto de atacar otra vez.

¡No te quedes atrás y echa un vistazo a esta nueva historia de misterio, suspense y terror!

Cuando era pequeña, solía tener pesadillas en las que un monstruo me perseguía. El monstruo era enorme y tenía garras afiladas. Yo corría y trataba de escapar, pero el monstruo siempre me alcanzaba. Era una pesadilla muy realista y siempre me despertaba llorando. Nunca le conté a nadie sobre esas pesadillas porque estaba segura de que eran reales. Hace unos días, me enteré de que el monstruo de mis pesadillas existía realmente y estaba a punto de atacar otra vez. Según los informes, todos los niños que han sido atacados por el monstruo han tenido pesadillas similares en las que el monstruo les perseguía.

Ahora, el monstruo ha vuelto y está a punto de atacar otra vez. No sé qué hacer, pero tengo miedo de que el monstruo me encuentre y me ataque. Espero que alguien pueda detenerlo antes de que sea demasiado tarde.

Todo sucedió esa misma noche al dormirnos, algo aterrador se hizo realidad, la pesadilla era real y lo que es peor aún, el monstruo de mi infancia estaba allí, frente a mí en el dormitorio, mirándome fijamente a los ojos, no podía gritar, no podía moverme, estaba paralizada del miedo. El monstruo se acercó lentamente a mi cama y me di cuenta de que era el fin, iba a ser devorada, viva. Afortunadamente, algo me despertó y era mi hermana gritando, ella había tenido la misma pesadilla. Nos levantamos de un salto y nos abrazamos, llorando de terror, sin saber qué hacer.

Nuestros padres entraron en nuestro cuarto y al ver nuestras caras, supieron enseguida lo que había sucedido. Nos contaron que el monstruo existía realmente y que estaba atacando a niños y adolescentes como nosotras en toda la ciudad de Nueva York. No sabíamos qué hacer, pero teníamos que actuar rápido antes de que el monstruo nos encontrara a nosotros también. Después de un rato de darle vueltas a la cabeza y pensar todos qué diablos hacer, finalmente decidimos llamar a la policía para que detuviera al monstruo antes de que atacara otra vez.

Fuimos con ellos a la central de policía y les contamos todo lo que sabíamos sobre el monstruo. Los policías actuaron rápidamente y enviaron a un equipo de investigación para capturar al monstruo. Aún no sabemos si lo han atrapado o no, pero estamos esperando ansiosamente para enterarnos del final de esta historia escalofriante.

Pasamos toda la noche en la comisaria de la policía esperando noticias sobre la captura del monstruo. Los policías nos dieron una habitación para que descansáramos, pero ninguno de nosotros podía dormir. Estábamos demasiado asustados y no podíamos dejar de pensar en el monstruo.

Al amanecer, finalmente llegaron las noticias: el monstruo no lo encontraron, culpándonos a nosotras y al resto de personas de una excesiva imaginación de los niños, provocando la intranquilidad de la ciudad.

Regresamos a nuestra casa, la siguiente noche dormimos no sin cierta preocupación. Una vez dormidos todos y el silencio se adueñó de la casa, entonces mi hermana fue devorada por el monstruo.

Yo desperté en el momento que le clavaba sus sucias garras sobre el pecho. Ella no dejaba de dar gritos mientras trataba de zafarse. Fue entonces cuando supe que no había sido un sueño, todo era real. El monstruo existía y yo era la única que podía verlo.

No pude hacer nada para ayudar a mi hermana, estaba paralizada del miedo y el monstruo me miraba fijamente, como si me invitara a que me uniera a ella. No pude evitar llorar mientras lo veía devorar a mi hermana, era una escena espantosa.

Después de que el monstruo se fue, me levanté de la cama y corrí hacia mi hermana, pero era demasiado tarde, estaba muerta. No podía dejar de llorar y gritar, no sabía qué hacer. Corrí a la habitación de mis padres, allí estaban, habían sido atacados por el monstruo antes que mi hermana. Estaban muertos sobre la cama.

En ese momento, supe que tenía que actuar rápido antes de que el monstruo volviera por mí. Tenía que encontrar una forma de detenerlo antes de que atacara otra vez.

Después de un rato de pensar, finalmente se me ocurrió un plan. Tomé un cuchillo de la cocina y esperé a que el monstruo volviera por mí. Sabía que estaba a punto de atacarme, así que no tuve que esperar mucho.

El monstruo apareció en mi cuarto y se acercó lentamente a mi cama. Lo miré fijamente a los ojos y, en cuanto estuvo lo suficientemente cerca, le clavé el cuchillo en el pecho. El monstruo gritó de dolor y trató de zafarse, pero yo no lo solté. Lo miré a los ojos mientras le clavaba el cuchillo una y otra vez hasta que finalmente se derrumbó.

Seguí atacándolo hasta que estuvo muerto. Luego, me quedé mirando su cadáver durante un largo momento, sin poder creer lo que había hecho. Finalmente, me di cuenta de que era la única forma de salvarme a mí misma y a otros niños como yo.

Ahora sé que el monstruo existía realmente y que era mi responsabilidad detenerlo antes de que atacara otra vez. A partir de ahora, seré la encargada de proteger a los niños de este monstruo, para que nunca más tengan que pasar por lo mismo que yo.

Carlos Nieto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s